lunes, 10 de abril de 2017

Contrato EPC vs EPCM ¿Cuál es mejor?


Durante mucho tiempo pareció que la manera más adecuada para organizaciones o Propietarios que emprendían importantes proyectos de construcción que requerían fuertes inversiones o financiamiento bancario, era optar por contratos a precio fijo, suma alzada, llave en mano o EPC (ingeniería, adquisiciones y construcción, por sus siglas en inglés). Por esa ruta esperaban obtener el grado de certeza en cuanto a tiempo y costos que requerían.

En un contrato EPC (ingeniería de detalle, compras, construcción), el contratista de construcción no solo construye sino que además, desarrolla la ingeniería de detalles y realiza las compras.

Si bien es cierto que la opción EPC a suma alzada en general sigue siendo la alternativa contractual más apreciada y exigida por Propietarios y financistas, en los últimos años ha habido un incremento de Contratistas que han preferido y a veces exigido contratos a costos reembolsables (precio base más un mecanismo de premio/castigo). Aunque este método de contratación no es poco común en el sector minero, el uso de los contratos EPCM se ha vuelto cada vez más frecuente en grandes proyectos de infraestructura y de construcción.

Al parecer el significado de EPCM (en comparación con EPC) sigue siendo relativamente desconocido en el ámbito de la construcción. La confusión fundamental estriba en que si bien la “C” en “EPCM” significa “construcción”, se refiere al contexto de “CM”, es decir, a la Gestión de la Construcción.

EPC vs EPCM

Comparativamente hablando en el modelo de contrato EPCM el Contratista realiza la ingeniería y la gestión de adquisiciones, y se limita a administrar la construcción a nombre del propietario. Es decir, el contratista EPCM no es quien construye; es el Agente del Propietario, creando (a nombre del propietario) relaciones contractuales directas entre el Propietario y los proveedores o contratistas comerciales. Cada contrato es un contrato de comercio directamente entre el Propietario y el Contratista o proveedor especializado de servicios. Es importante destacar que en este tipo de acuerdo se requiere que el Propietario cuente con un equipo de gestión de proyectos propio lo suficientemente grande y con experiencia, para ayudar al contratista EPCM con la gestión y administración de dichos contratos.

Ventajas de un contrato EPC desde el punto de vista del Propietario: El Contratista asume la total responsabilidad respecto a lo siguiente:

-Costo de finalización si es una suma alzada (sujeto a ajustes limitados)
-Plazo de término (sujeto a extensiones de tiempo)
-Calidad de diseño y construcción y logro de desempeño (sujeto a exclusiones)
-Implica que el potencial de múltiples disputas es evitado

Desventaja para el Propietario respecto al contrato EPC: la ingeniería de detalle es prerrogativa del contratista.

Ventajas de un contrato EPCM respecto del Propietario:

-La ingeniería de detalles atiende de mejor manera los estándares del proyecto
-La ingeniería de detalles está orientada a la construcción
-Todos los equipos cumplirían los estándares y requerimientos de servicio
-Es un contrato más barato ya que las contingencias las administra el Propietario
-Las garantías operacionales se obtienen igualmente de los proveedores de equipos
-El riesgo lo toma el contratista EPC, por lo tanto, incorpora contingencias al costo.

Desventaja para el Propietario respecto al contrato EPCM:

-La ingeniería de detalles busca fuertemente minimizar las cantidades de obras
-El dueño tiene poca influencia en la implementación del proyecto -Los equipos no 100% especificados tienden a ser seleccionados por su costo
-Obliga a tener un equipo parcial con algunas funciones tipo EPCM: control de calidad, programación y control, manejo de órdenes de cambio, seguridad, etc.
-Los Riesgos son muy difíciles de tomar por un Contratista

La decisión de optar por una u otra alternativa dependerá del análisis de una serie de factores, tales como:

-Optimización del Plazo
-Minimización de la Organización del Mandante
-Responsabilidad Técnica por la totalidad del Proyecto
-Fluidez de Gestión Propietario-Contratista
-Exposición al Riesgo-Situación del Mercado
-Mejor utilización de la especialización
-Minimización de Interferencias-Optimización del Costo
-Flexibilidad ante los Cambios en el Proyecto

Finalmente, recordemos que en toda negociación debe primar el equilibrio. El mejor contrato será aquel que permita al Propietario obtener un producto de alta calidad pagando el mínimo precio que satisfaga las justas expectativas y esfuerzo del Contratista.


Jaime Videla, PMP

Autor
Santiago, Chile


Jaime Videla, PMP, es autor de los libros “Los 7 pasos para salvar un Proyecto” y “20 trucos que debe conocer todo Contratista” Es editor del blog PMOChile, con más de 300 seguidores, donde ha publicado diversos artículos, fundamentalmente  relativos a la gestión de proyectos. Es socio y director ejecutivo de Videla Consultores EIRL, empresa que se especializa en consultorías y gestión de proyectos. Es socio de AccuFast! Cubicaciones, una empresa que ofrece servicios de cubicaciones y presupuestos. Desde 2010 es corresponsal internacional de la revista especializada PM World Today

Trabajó como Gerente Senior de Proyectos en Siemens, y Senior Project Manager de ABB, entre otras empresas top 200 según Forbes®. Tiene 25 años de experiencia en gestión de proyectos EPC y EPCM, mineros, industriales y eléctricos que sumados ascienden a más de US$212 millones. Se ha desempeñado profesionalmente en Argentina, Perú, Brasil, Chile, México y Alemania. En el año 2010 fue Director y Vicepresidente de Comunicaciones y Publicidad del PMI Santiago Chile Chapter. Ha sido un miembro activo del Project Management Institute (PMI ®) desde el año 2006 y recibió su certificación profesional como Project Management Professional (PMP ®) en 2007. También ha sido instructor de cursos de gestión de proyectos de RMC Project Management® a través de su representante chileno, y para el PMI Santiago Chile Chapter, entre otras importantes empresas. Jaime tiene estudios formales en Ingeniería Civil de la Universidad de Chile (1980).

Sus áreas de la actividad de hoy incluyen la consultoría, desarrollo e implementación  de PMOs, reclamaciones (claims), gestión de riesgos, coaching y la formación en gestión de proyectos (incluida la preparación del examen PMP). Además, trabaja como voluntario en la Fundación Trascender, una institución innovadora que gestiona una red de profesionales voluntarios a través de proyectos sociales. Jaime Videla habla con fluidez inglés y español, y comprende y habla portugués; vive en Santiago y puede ser contactado en 


No hay comentarios:

Publicar un comentario